Hace mucho tiempo… (pequeña historia de un chamán)

Esta es una historia que un chamán le cuenta al autor del libro que me estoy leyendo…

“Hace mucho tiempo, nuestro mundo era muy distinto a como es hoy en día. Había menos gente y vivíamos más cerca de la tierra. La gente conocía el lenguaje de la lluvia, de las cosechas y del Gran Creador. Sabían cómo hablar con las estrellas y con los seres del cielo. Comprendían que la vida era sagrada y que era producto del matrimonio entre la Madre Tierra y el Padre Cielo.

En esa época había equilibrio y la gente era feliz. Luego, algo ocurrió. Nadie en verdad sabe por qué, pero comenzaron a olvidar quiénes eran. Con el olvido, comenzaron a sentirse separados, separados de la tierra, de los demás, y hasta de su creador. Se perdieron y deambularon por la vida sin dirección ni conexión.

En su separación, creían que tenían que pelear para sobrevivir en este mundo, y defenderse contra las mismas fuerzas que les habían dado la vida, en la que habían aprendido a vivir en armonía y confianza. Muy pronto, usaron toda su energía para protegerse del mundo que los rodeaba, en vez de hacer las paces con su mundo interior.

Aunque habían olvidado quiénes eran, en algún punto de su interior permanecía el don de sus ancestros. Todavía les quedaba un recuerdo que vivía con ellos. En sus sueños sabían que poseían el poder de sanar sus cuerpos, de atraer la lluvia cuando fuera necesario y de hablar con sus ancestros. Sabían que de alguna manera podían encontrar de nuevo su lugar en el mundo de la naturaleza.

Mientras intentaban recordar quiénes eran, comenzaron a construir cosas fuera de sus cuerpos para recordarles quiénes eran en su interior. Con el paso del tiempo, incluso construyeron máquinas para curar a las personas, crearon químicos para hacer crecer sus cosechas, y extendieron cables para comunicarse a través de largas distancias. Cuanto más se desviaban de su poder interior, más se enredaban sus vidas externas con las cosas que creían que los harían felices.”

historia de un chamán

En este punto, todos nos podemos sentir muy identificados. Todos hemos vivido la sensación de tratar de “llenar” con cosas una sensación de vacío y frustración que no podemos identificar muy bien de dónde viene… Y probablemente también habremos sentido en algún momento la sensación de formar parte de algo  mayor, de ser parte del Universo y de todo lo que contiene. Nacemos conectados con “todo lo que es”, y con “todo lo que somos”, hasta que poco a poco nos vamos separando. Sintiéndonos aislados, solos, lejos de la divinidad que nos dio vida. Como me dijeron hace unos días, “No somos seres humanos con experiencias espirituales de vez en cuando. Somos seres espirituales viviendo una experiencia humana“.

Y lo que nos preguntamos es… ¿cómo termina esta historia…? A lo que el chamán sólo podía contestar…

“Nadie lo sabe porque la historia no ha terminado. ¿Tu qué crees…?”